El proyecto

Desde el hallazgo del pecio Bou Ferrer hace más de una década, se formó un equipo de investigación con un objetivo claro, obtener datos que permitiesen saber más sobre el comercio marítimo del periodo, las producciones anfóricas, las salsas y salsamentas y la arquitectura naval de este gran mercante.

Para ello dicho equipo ha excavado el pecio comenzando principalmente por la zona central del barco, la que se corresponde con la manga máxima de la nave en cuya bodega se disponen apiladas conformando una retícula, posiblemente en 4 pisos, ánforas gaditanas, todas ellas estibadas entre sarmientos de vid para protegerlas.

Las ánforas excavadas están impregnadas en su interior con resina para impermeabilizarlas, lo que llevó a pensar que el contenido fuera líquido, barajándose la posibilidad de que fuera algún tipo de salsa de pescado, dato que se corroboró más tarde con el análisis de la ictiofauna conservada dentro de ellas. Por el momento se conoce que la base de esta salsa de pescado muy bien elaborada era el boquerón, la caballa y el jurel junto con especies por determinar de mayor tamaño. El garum, la muria, el liquamen y el hallec procedentes de la provincia romana de la Bética eran unas de las mercancías más apreciadas de la época, base de la gastronomía romana.

La excavación en la zona de la quilla del barco permitió la localización de una serie de lingotes de plomo triangulares procedentes de Sierra Morena (Linares-La Carolina). La presencia repetida en ellos de una serie de estampillas con el acrónimo IMP AVG GER certifica el timbrado de los lingotes por un agente imperial. Se trata de una marca de propiedad del emperador, augusto y germánico, que sugiere a priori un flete del poder de Roma. Por el momento, el cruce de los datos conocidos sitúan el naufragio del barco en torno a la mitad del s. I d.C. entre los reinados de Calígula, Claudio y Nerón.

Además bajo el cargamento de ánforas se conserva en excepcional estado la obra viva del barco en madera. El estudio de la arquitectura naval del pecio Bou Ferrer tiene mucho interés para la investigación ya que hasta la fecha, aunque han sido varios los pecios del s. I d.C. excavados, por profundidad o conservación no se cuenta con información relevante sobre la arquitectura naval de ninguna de las naves comparables con el Bou Ferrer. Por ello este pecio se presenta como una oportunidad para la investigación.