Un poco de historia

Bou Ferrer

A mediados del s.I d.C, un gran navío mercante con casi 30m de eslora y unas 230 toneladas de porte era capaz de transportar  un cargamento principal de 2500 ánforas, producidas en alfares como el de Villanueva de Puerto Real en Cádiz

Cada una de las ánforas contenía unos cuarenta litros de una salsamenta poco frecuente realizada a base de pescado. El garum y otras salsas y salazones de pescado, procedentes de la provincia romana de la Bética, eran unas de las mercancías más apreciadas y caras de la época y estaban bien presentes en la gastronomía romana. Además  también cargaba lingotes de plomo pertenecientes al emperador de Roma, no era un barco cualquiera, su carga tenía un destino muy particular, probablemente se tratara de un flete para la misma familia imperial.
En ruta desde Gades (hoy Cádiz) a Roma, la nave acabó accidentalmente su viaje, naufragando por causas aún desconocidas a una escasa milla del actual puerto de Villajoyosa.
Tuvieron que pasar 2000 años hasta que el pecio fuera descubierto en el fondo del mar y del olvido, a 25 metros de profundidad. Desde entonces un equipo internacional de arqueólogos realiza excavaciones subacuáticas y es increíble lo que han conseguido descifrar. El yacimiento es un libro abierto al pasado que poco a poco desvela sus misterios..