Blog - Las especies más peligrosas del mar

Las especies más peligrosas del mar

Necesitamos sensibilizarnos aún más sobre la contaminación que existe en las playas, cauces fluviales y fondos marinos. Residuos no reciclables que se convierten en un agente destructor del fondo marino. Estas “especies” invasoras están ahogando los mares y océanos del Planeta. Que no lo veamos en nuestro día a día, no quiere decir que no esté ocurriendo. La indiferencia, también contamina.

Se estima que 8 millones de toneladas de residuos llegan al mar cada día, y toda esta basura se origina por la acción de los humanos. Así que, si es que lo somos, está en manos de todos evitar esta contaminación.

blog-toma-nota-cuanto-dura-basura-fondo-mar

El plástico en el medio ambiente comienza a fragmentarse en partículas cada vez más pequeñas capaces de ser transportadas a grandes distancias por mar y aire, pero por pequeñas que sean siguen siendo incapaces de biodegradarse y resultan hasta tóxicas.

El 100% de las muestras de arena de nuestras playas ya contienen contaminación por micro plásticos, y lo mismo pasa en los análisis de agua del mar. El plástico es el material que supone una mayor amenaza para la vida acuática por el riesgo de enredo, asfixia o ingestión.

No resulta fácil eliminar la contaminación marina, por eso es de vital importancia una labor informativa, divulgativa y de concienciación. Queremos que los niños de hoy puedan habitar un Planeta saludable y agradecido en el futuro. Ser responsable y comprometido hoy en día parece que está pasado de moda, pero no podemos esperar a que lo hagan otros mientras lamentas lo que ocurre a tu alrededor. Parece que es cuestión de hacer un ejercicio de auto responsabilidad y vivir, un poco, como lo hacían nuestros abuelos.

En realidad es más fácil de lo que parece y casi todo pasa por cambiar de hábitos. Reduce, o mejor elimina, el consumo de plástico de un solo uso, y usa bolsas, envases y botellas reutilizables. Sí, es más cómodo seguir como hasta ahora, pero el Cambio implica alguna renuncia, sin olvidar algo importante: estos pequeños pasos pueden aliviar el sufrimiento de muchos, empezando por ti. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba